Una mañana batiendo un Récord Guiness

León consigue un Récord Guiness al cortar a cuchillo 280 kilos de cecina frente a la Catedral.

Cuando en enero de 2018 Huelva pasó el testigo a León como Capital Gastronómica Española, la capital del antiguo reino se propuso aprovechar el nombramiento centrando sus esfuerzos en dedicar cada mes a uno o varios productos concretos de la gastronomía leonesa. Durante el mes de febrero el chorizo fue el protagonista, en marzo lo fue el botijo y la limonada, y en abril el lechazo y el potro hispano-bretón. En mayo, la cecina, uno de los productos culinarios más importantes de la provincia.

Para dar a conocer la cecina leonesa durante el mes de mayo, se pensó en organizar un evento mediático y divertido. La idea era batir un Récord Guiness de corte de cecina a cuchillo; en concreto, superar los 250 kilos de carne cortada de forma manual. El acto, que se dejó para el último domingo de mayo a modo de traca final, se montó en la Plaza Regia, la histórica explanada que alberga la imponente Catedral de León. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron más de cien periodistas.

La jornada se preveía larga. Comenzó a las diez de la mañana con la vista puesta en el tiempo, pues el sábado llovió con intensidad durante la mañana y la hora de comer y para el domingo se esperaba algo de agua, aunque por la tarde. 67 cortadores venidos de todas partes de España y dispuestos unos junto a otros en una enorme mesa rectangular iniciaban su tarea de cortar las piezas de cecina que tenían asignadas.

Al poco tiempo de arrancar el evento llegó al juez de los Guiness World Records. Venido desde Londres, a pesar de su origen español, Víctor Fenes Vacas, con rostro serio y concentrado y un traje que le quedaba algo grande, se colocó junto a las básculas para ir anotando y controlando con detalle los constantes pesajes que iban realizándose.

Mientras tanto, la Catedral de León presidía el acto con su monumental fachada. Casi todos los cortadores convocados hacen de esta especialidad una profesión. Unos forman parte organizaciones de cortadores y otros han montado locales o establecimientos de venta. Algunos, incluso, viajan por todo el mundo impartiendo clases y cursos. Uno de ellos, por ejemplo, comenta que en pocos días se marcha a Dubái para dar un curso de corte de salmón.

Sobre las 12.30 ya se habían superado los doscientos kilos. Se estaban cumpliendo las expectativas e incluso se avanzaba más rápido de lo esperado. Mientras unos cortaban, un grupo de unos veinte voluntarios iba colocando la carne ya cortada en bandejas para después ir instalándolas sobre una especie de escenario ubicado en un lateral de la plaza.

Una de las cosas más positivas de todo este evento es que detrás se hallaba una causa solidaria. “Cada bandeja de cecina se venderá al precio simbólico de dos euros y todo lo recaudado irá destinado a dos ONG´s: una que ayuda a las personas que económicamente más lo necesitan y otra que trabaja con enfermos de Alzheimer”, cuenta José Luis Nieto, presidente del Consejo Regulador de la Cecina de León.

Alrededor de la una de la tarde se rebaja la tensión y los cortadores, una vez finalizado su trabajo, comienzan a dejar a un lado sus cuchillos y a abandonar sus puestos de trabajo tras la mesa. Se rumorea que ya se ha batido la marca, así que la cerveza y las risas se convierten ahora en protagonistas. Sobre las 13:15 se anuncia, de forma oficial, que se ha llegado a los 283 kilos de cecina cortados, bastante por encima de los 250 kilos en un principio estipulados como cifra a conseguir.

La Plaza, llena a reventar de paisanos y turistas, aplaude ante la consecución del récord. Se lanzan globos de colores al cielo de León y suena, como si de un título futbolístico se tratase, el We are the champions de Queen, lo que sería un preludio de lo que por la noche ocurriría con el Real Madrid. Una joven, vestida con una camiseta conmemorativa de la cecina leonesa, llora de emoción abrazada a su madre. La chica es la hija de Agustín Risueño, uno de los cortadores y el principal responsable de toda esta fiesta. Risueño ha trabajado año y medio para sacar adelante este proyecto: reunir y poner de acuerdo a tantas instituciones y organizaciones no es sencillo y él lo ha conseguido.

Se acercan las dos de la tarde y la parte central de la Plaza Regia va vaciándose de gente. La cerveza se ha terminado y los grupos de cortadores y periodistas van dispersándose entre las calles, buscando algún lugar en el que comer y seguir celebrando. Todo son buenas noticias: ni rastro de la lluvia antes temida, León ha logrado un Récord Guinness y la cecina ofertada con fines benéficos apenas ha tardado tiempo en venderse.

Este texto se adaptó y se publicó a modo de noticia aquí.

Publicado por

Ignacio Romo

Periodista.

Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s