Gorilas de montaña, el tesoro mejor guardado de África

A comienzos del verano se anunciaba que la población de gorilas de montaña superaba los 1.000 ejemplares. Una excelente cifra si se tiene en cuenta que durante los primeros años de 1970 tan sólo había unos 250 gorilas censados y su existencia corría grave peligro, pues la caza furtiva no dejaba de hacerlos descender en número de manera drástica.

El gorila de montaña se cazaba de forma masiva por dos razones: para vender las crías a los zoológicos de los países desarrollados y para subastar partes de sus cuerpos a personajes adinerados que veían con buenos ojos que la cabeza o las manos de unos de estos animales presidiera el salón de su casa.

La primatóloga Dian Fossey luchó durante los años 70 y 80 por la conservación de este magnífico animal. Sus años de duro trabajo culminaron en 1988, con el estreno de la famosa película de Gorilas en la niebla, con Sigourney Weaver en el papel de la zoóloga californiana. Tres años antes, en 1985, Fossey fue asesinada por las mafias de cazadores ilegales; se había convertido en una amenaza para el negocio de la caza furtiva y eso acabó costándole la vida.

El artículo completo se publicó en VIAJAR. Puedes leerlo aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s