500 años de la primera vuelta al mundo: el inverosímil viaje de Magallanes

Si hablamos de viajes heroicos, el de Amstrong a la Luna y el de Colón hasta América suelen ser los más y mejor conocidos por opinión la popular. Sin embargo, ¿quiénes fueron los primeros en dar una vuelta completa al globo terrestre? La respuesta es la expedición Magallanes-Elcano. De aquella odisea hace ahora, concretamente, 500 años.

El 20 de septiembre de 1419 cinco naos partieron de Sanlúcar de Barrameda con la intención de hallar en Sudamérica un paso que conectase, por el sur, el océano atlántico con el pacífico. La Trinidad, San Antonio, Concepción, Victoria y Santiago serán los nombres de las embarcaciones. A la cabeza de todas ellas, Fernando de Magallanes, un marino de origen portugués.

¿Los resultados de tal viaje? Muchísimos: la primera circunnavegación a la Tierra, más de 3 años de travesía, nuevos territorios y pueblos descubiertos, enfermedades, hambre, frío, muertes y un salvaje y baldío estrecho recorrido por vez primera, un estrecho que, como se esperaba, era el paso que unía el bravo Océano Atlántico con el calmo y cálido Pacífico.

Una carrera por el dominio del globo

A comienzos del siglo XVI las coronas de España y Portugal se repartían el dominio del mundo. El Tratado de Tordesillas, firmado en 1494, establecía los radios de acción de ambas potencias respecto a los nuevos territorios descubiertos y los que aún estaban por descubrir.

El recorrido realizado por la expedición (Fuente: larendija.es)

Entre todo este lío de divisiones territoriales destacaba, sobre todo, un conflicto: la propiedad de las Islas Molucas (un archipiélago de la actual Indonesia), conocidas por aquel entonces como islas de las Especias. “En aquellos parajes lejanos y seductores, Europa se abastecía de telas, sedas, perlas, porcelanas, tapices, perfumes y, principalmente, especias: el deseo obsesivo de Occidente”, escribe el periodista argentino Gabriel Sánchez Sorondo en su libro Magallanes y Elcano, travesía al fin del mundo. En concreto, las especias que interesaban a los europeos eran la canela, el clavo, la nuez moscada, la pimienta, el jengibre, el azafrán y el cardamomo. Aquellos productos eran un lujo tan valioso como el oro o las piedras preciosas.

Los límites geográficos establecidos en el Tratado de Tordesillas no estaban del todo claros. Existían dudas sobre si las Islas Molucas pertenecían a españoles o a portugueses. De todas formas, España tenía un problema: sólo se conocía una ruta para llegar hasta ellas, una ruta que atravesaba la costa occidental de África y el Océano Índico, todos ellos territorios de dominio luso.

No había forma posible de alcanzar las islas de las Especias sin navegar por terreno portugués. Esto era un problema, y Magallanes se ofrecerá para solucionarlo. Su plan era el siguiente: alcanzar las Molucas navegando hacia el oeste en vez de hacia el este, lo que incluía hallar un paso de mar que atravesara América del Sur hasta acceder a un nuevo océano, el Pacífico, un lugar por aquel entonces todavía inexplorado.

El viaje de Fernando de Magallanes

Después de haber sido rechazado por la corona portuguesa, Fernando de Magallanes convence al rey español Carlos I para que apoye su plan. Eso sí, no sin despertar los recelos de algunos nobles españoles, que lo miran con malos ojos debido a su nacionalidad portuguesa.

El día 20 de septiembre de 1519 salen de la costa de Sanlúcar de Barrameda cinco naos con 265 tripulantes. Entre todos ellos hemos de destacar la figura de Antonio Pigafetta, un joven noble italiano cuya principal misión durante el viaje será la de escribir de su puño y letra un diario de a bordo, un testimonio que posteriormente será clave para conocer la historia de aquella aventura. “Pigafetta es joven, fuerte, rico. Eligió ser marinero y cronista. Su relato del viaje, que empezó con Magallanes y terminó con Elcano, es la principal fuente de información al respecto y, además, un texto vitalista”, escribe Sánchez Sorondo en su libro.

Sevilla en tiempos de Magallanes (imagen realizada por el artista Arturo Redondo)

Seis días más tarde, el 26, la expedición llega a Tenerife, donde aprovechan para sumar provisiones y coger impulso gracias a la fuerza de los vientos. Durante los primeros días de viaje, Magallanes, a bordo de la Trinidad, ya impone su liderazgo sobre el resto de capitanes españoles, que dirigen las cuatro naos restantes. “Magallanes tiene adversarios en el mando, concretamente el resto de capitanes, que son todos españoles”, argumenta el antropólogo José N. de la Fuente en el documental La conquista del mundo emitido por Televisión Española.

Tras dos meses de navegación, Magallanes bordea América del Sur. El 13 de diciembre las naos llegan a Santa Lucía, actual Río de Janeiro. Justamente un mes más tarde, Magallanes y su tripulación descienden hasta la desembocadura del Río de la Plata, que confunden con un posible estrecho. Tratan de entrar en él, pero, para su desgracia, pronto se dan cuenta de que aquel paso de agua es, en realidad, un río.

El plan de viaje de Magallanes era “o a muerte, o a triunfo. Es decir, no había vuelta atrás. A todo o nada.”, explica De la Fuente en el documental de TVE. Continúan navegado hacia el sur. Llega el invierno, el frío, las ventiscas de nieve. A las bajas temperaturas se le suma la escasez de alimentos, por lo que deciden racionar las comidas. Es en este momento cuando sucede algo que lleva fraguándose meses, prácticamente desde el comienzo de la travesía: un motín. 44 miembros de la oficialidad de la expedición se amotinaron. ¿El líder de la rebelión? El noble castellano Juan de Cartagena, seguido por Gaspar de Quesada.

El motín, que se perpetró el 2 de abril de 1520, lo soluciona Magallanes de la manera más rápida y efectiva: a golpe de cuchillada, degüellos y algún que otro descuartizamiento. Cartagena es abandonado en tierra, a la altura del Puerto de San Julián, en Argentina; Gaspar de Quesada, capitán de la armada real, es condenado a muerte.

En San Julián (Argentina) puede encontrarse una réplica de la nao Victoria de Magallanes.

El 21 de octubre de 1520, tras unos meses amarrados en la bahía de San Julián, Magallanes y sus barcos alcanzan el estrecho de la Once Mil Vírgenes, posteriormente renombrado como Estrecho de Magallanes. Han encontrado, por fin, el ansiado paso que atraviesa Sudamérica. Esa misma noche, sin embargo, deserta la nave San Antonio, que huye de vuelta a España.

Apenas un mes después salen del Estrecho por el oeste, ante ellos se abre el inmenso Océano Pacífico. Sin embargo, la enormidad de este mar les lleva a la desesperación, al hambre y al escorbuto, enfermedad que acaba con un importante número de la tripulación: son meses y meses sin ver tierra firme, sin comer una sola pieza de fruta, sin beber agua fresca y salubre.

Así lo narra Pigafetta, cronista oficial de la expedición: “durante tres meses y veinte días no pudimos conseguir alimentos frescos. Comíamos bizcocho a puñados, bebíamos agua amarilla, pútrida desde hacía tiempo. Las ratas se vendían a medio ducado cada una y había poquísimas”.

Islas filipinas, paraísos tropicales y encuentros con pueblos indígenas

En marzo alcanzan las Islas Marianas, las primeras islas habitadas que hallan después de largos meses de solitud. Están en Oceanía. Allí se reponen de alimentos frescos y agua potable para acto seguido continuar su camino.

Es 16 de marzo de 1521 arriban en las Islas Filipinas. En este archipiélago Magallanes establece muy buenas relaciones con los reinos y pueblos indígenas. El archipiélago filipino es un lugar desconocido para los europeos, él es el primer occidental en llegar hasta allí, así que toma la decisión de apoderarse del territorio en nombre de Carlos I.
Magallanes establece relaciones con el rey de la isla filipina de Cebú, un lugar estratégico por su importante puerto comercial. El rey de Cebú está en guerra con el líder de la isla vecina, Mactán. Magallanes, con el objetivo de controlar todas las islas del archipiélago, viaja a Mactán para enfrentarse a Lapulapu, el jefe de aquella isla.

Estatua en honor a Lapulapu en Filipinas

Para su desgracia, los acontecimientos no pueden ir peor. El 27 de abril de 1521 Magallanes desembarca en Mactán confiado, con apenas 50 hombres. “Disparamos al enemigo desde los botes, disparamos durante una media hora sin hacerles demasiado daño. En el instante en que dejamos de disparar, los nativos atacaron a muerte”, narra Pigafetta en sus diarios. Magallanes y parte de sus hombres mueren en combate. Los pocos supervivientes logran huir mar adentro hasta una de las naos.

Con solo dos barcos de los cinco que partieron de España dos años atrás, la expedición, ya sin su líder, navega por el Pacífico buscando las Islas Molucas y sus codiciadas especias. Las alcanzan finalmente el 6 de noviembre de 1521. Tras meses visitando territorios de Indonesia, únicamente la nao Victoria, con Juan Sebastián Elcano al mando, inicia el regreso a casa siguiendo hacia el oeste.

El 6 de septiembre de 1522, después de casi tres años de odisea, 18 hombres entran en la bahía andaluza de Sanlúcar de Barrameda. Han vuelto a casa después de dar la primera vuelta completa a la Tierra. Demuestran así lo que ya se intuía: la tierra es esférica.

El regreso de la expedición a España después de casi tres años de travesía (Fuente: ABC de Sevilla)

A pesar de tal heroicidad, el paso del Estrecho de Magallanes no resultó ser una vía comercial rentable. Tristemente, la hazaña del obstinado marino portugués no terminó cobrando la relevancia que él mismo ansió a lo largo de su vida. Era un paso ubicado demasiado al sur, en unas aguas demasiado frías y complejas de navegar.

Esta efemérides se publicó originalmente en la revista CONOCER. La revista CONOCER es una publicación de Grupo Social ONCE, y sólo tienen acceso a ella los socios de la ONCE.

Publicado por

Ignacio Romo

Periodista.

Leave a Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s